lunes, 4 de febrero de 2013

Me regalo...

ME REGALO…

Me  regalo una licencia
por ti hoy, la rima poco importa,
tampoco el metro y la cadencia,
sin rodeos,
de ti estoy hablando,
compañera de mis días.

Toda vez que a luz diste
fue fruición la elección
de dolores intransferibles,
vi en ti frescas risas,
y al pujar, algunas lagrimas,
y ese no... a fechas prefijadas.

Por insondable misterio,
madraza hogar adentro,
de inagotable ternura,
y en sacerdocio,
madraza aún, en tus otros hijos,
desahuciados y terminales.

Regocíjanos en tus pechos,
como en aquellos ya lejanos días
de agosto o de febrero,
de noviembre o mayo,
y  lígame a estos cuatro retoños
de nuestra simiente brotados.

Entrelazo tus pequeñas manos,
asimos una rosa o una orquídea,
a tu encuentro irán sol, arena y mar,
y hasta darnos con ese ansiado tulipán,
el sendero aún nos espera,
compañera de mis días.



                                                                            Rodaballo