viernes, 1 de marzo de 2013

LA RISA

ENSAYO: LA RISA

Ramón H. Alvarez

Existe una forma de expresión que caracteriza en forma muy peculiar al ser humano y es precisamente la RISA,  y hasta donde se sabe es propia del hombre, al menos ...por ahora, aunque...seguramente usted alguna vez vio un mono, y reírse quizás, y como si fuera poco reírse de usted mismo, y ni que hablar de esos pajarracos llamados loros que, también a usted, seguramente, alguna vez le imitaron su “armoniosa y estruendosa” carcajada.                                                                                                       
Por supuesto, no dejaremos de mencionar la sinonimia más disponible de la palabra risa: sonrisa, rictus, contracción, cosquilla, carcajeo, risotada, carcajada, hilaridad, alegría, algaraza, y jolgorio, entre otras.
Bien, definámosla: expresión de una emoción, debida a diversos elementos intelectuales y afectivos, que se manifiesta exteriormente por el movimiento de la boca y otras partes del rostro que demuestran alegría, y ...a veces, ... no tanto. 
¿Y como se genera orgánicamente?, bien, diríamos que...principalmente por una serie de aspiraciones más o menos ruidosas, dependiendo en gran parte de contracciones del músculo diafragma y acompañadas de contracciones involuntarias de los músculos faciales,  y la resonancia de la faringe y el velo del paladar.
La risa y una breve reseña histórica: En los albores de los tiempos -y quizás no tanto-, la risa fue del enclave de la fiesta anual del carnaval, extraoficial, extraesclesiastica y extragubernamental, era del mundo de la persona en relación humana, es decir del mundo aún no “pasteurizado”. 
También, en esos tiempos la risa hizo que el miedo sea tolerable, y el miedo ponía límites a la risa; la risa daba el respiro necesario para sobreponerse a los miedos del ayer y recuperar las fuerzas necesarias para hacer frente a los miedos del mañana.                                                                                           
Pero hubo un profundo cambio en la relación mutua entre miedo y risa, y éste va a la par de otro cambio germinal, la inversión de la tendencia direccional de la relación esencia-apariencia. La esencia se ha desplazado a la apariencia, y la risa es la forma audible del miedo, es decir hablamos de un único e idéntico proceso.                                                                                                                      El gran miedo ha sido dividido en pequeñas unidades y privatizado, y lo mismo ha ocurrido con la risa.



Nuestro amplio acervo cultural prehispánico, por ejemplo, nos muestra dentro de la cultura Totonaca en el centro de Veracruz, una producción fecunda y acertada de figurillas sonrientes, éstas suelen representar a Xochipilli, Dios de la música, de la danza, de la procreación y del nuevo maíz. El artista Totonaca, no solo se inspira en la plástica Olmeca, sino también en el período preclásico de Tlatilco, en el cual a causa de un vitalismo impregnado de buen humor y de inspiración es más patente la adopción del rictus de la RISA

Pero volvamos al encanto de la risa, y sus vericuetos, por así decirlo, ya que ella en general, es provocada por algo que mueve el ánimo, en virtud de su carácter jocoso, ridículo o placentero, cuando no, las causas morales que también la excitan.
¿Quien no tuvo la fortuna de haber reído? agradeciendo, por supuesto, el poder hacerlo.
Ella, a veces, dura sólo un instante y perdura en el recuerdo eternamente...Charles Chaplin. 

La risa cuesta poco y produce mucho, no empobrece a quien la da y enriquece a quien la recibe. Podríamos decir que es una suma no nula. 
Pero claro, resulta que cada vez nos reímos menos, y si allá  por 1930 la gente se reía 19 minutos al día, ya en 1980 se reía 6 minutos cada día, y en 2005  tan sólo 3 minutos, ¡demasiado poco!
No creo que haya expresión facial más positiva y más universalmente empleada que la risa.
Los psicólogos,  esas personas que estudian y tratan -o intentan tratar- las  encrucijadas de la psiquis, han llegado a establecer hasta 180 tipos diferentes de risa  -¿cómo lo saben?, no lo sé-, y ¿cómo hacen para aprenderlas?, tampoco, me los imagino en la consulta tratando de dar con el diagnostico de cada risa en particular, ...y sin reírse.

Bien ahora veremos algunos tipos de risa: son...risa ligera, con la boca cerrada, tipo Mona Lisa; sonrisa normal, labios a punto de separarse, expresiva y franca;  sonrisa amplia, asoman los dientes y...es amplia -cuidado con los prominentes-; sonrisa congelada, tiene problemas con la duración o la intensidad -le agarró la ¨garrotera “al decir de Quico en Chavolandia”-.

Y sigamos con otros tipos de Risa: por ejemplo, risa ahogada, reprimida, con la mano en la boca o encogimiento de hombros y mirada torcida,... ¿un poco reprimida no?
Risa desbordante, expresiva y expansiva, echando la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos y encogiendo los hombros,...ah, esta si que es digna de ejercerla, ¡un espectáculo!.
Risa franca, es la considerada buena para la salud, ¿como hacen para saberlo?; un minuto de esta risa -dicen lo que saben-, equivale a 45 min. de relajación y, parte siempre de un motivo, un chiste, una escena, o una situación determinada.
Risa múltiple, a veces sustituye o acompaña a la sonrisa; puede oscilar desde la risita ahogada o tonta hasta la carcajada más apetitosa -mejor que oscile, sino creerán que Usted también es un  tonto-.
Risa amistosa y jovial, expresiva y franca,... ponla en práctica.
Risa fútil o insustancial, no nace de dentro, evítala, no conduce a nada,...al menos a nada bueno.
Risa burlona, risa malintencionada para rechazar a alguien, ridiculizar al adversario o al superior....existe complicidad entre los que se ríen...ojo con ella.
Risa irónica y sarcástica, para causar daño.
Risa de ultratumba –frío helaaado en la espalda-.

Y hay más todavía, por que no hablar de otros tipo de risas, por ejemplo, risa espontánea, con su contraparte la risa fingida; risa nerviosa -esa va acompañada de miedo, y a veces del miedo escénico-; risa cínica -se impone velozmente en estos tiempos, cuanto mayores cínicos hay-; risa estruendosa -en portadores de hábitos no muy refinados-, y ...antes fue  el EGB y el polimodal, y ahora…; risa irónica -ah, picarito no-;...carcajada -la que hace lagrimear-;  risa explosiva -mejor sin la boca ni la panza llena-, risa interior -¿será ventrílocuo ?-; risa sardónica -se está vengando-; risa sádica  -ojo no es por Zaadi-;... risa malvada  -ah, pero la malva, es buena para otra cosa-;... risa con llanto -al final, que es lo que le pasa-; risa de la TV .-las insufribles de algunos ex programas, y sobre todo del insufrible Ruso-; y finalmente la risa del  “rioba”, aquella  dulce, cándida e imborrable, la del inmortal Minguito, junto a su inseparable escarbadientes.  

Por otro lado, y en relación a la risa, hay frases muletillas, que uno no debe dejar pasar por alto: Sonría por favor,  ¡clic!, y te sacan una mueca indeterminada  sacha-risa, por otro lado, ¿que imperativos no...?; veamos otra: Sonríe, Dios te ama - y no te olvides, ¡ guauuu...si te olvidas ! -, ojo, que a esa te la tienen que ver desde el cielo, o del más allá, o que se yo de donde, pero por las dudas sonríe...que Dios te ama.  


Asociadas a la eterna risa, hay famosas y populares expresiones arraigadas,...que hablar de: ..."que bárbaro, le sacó una sonrisa”, o... no le sacó ni una sonrisa;  otra...ríete por favor -generalmente va acompañada de un codazo, pisotón o en su defecto pellizcón-;  no te rías por favor  -mira que la cosa es seria-; o... ¿de que te ríes? -sabe, pero...se hace el o la gil-, sin embargo como respuesta recibe un “después te cuento” -¿intrigante, no?-; otras famosas expresiones extra-salón son: no te c... de risa bol... -seguramente el bol... es el que lo dice-;..que risa de p...que tiene -o al hombre le chorrea la testosterona, u otra sería la acepción, en este caso   “cara sincera”  le llaman, sin entrar en detalles- ; otra conocidísima ...’me reía solo de acordarme` -estuvo genial-, y le vuelve a la memoria, o en su defecto es de reacción tardía-; otra sería...ojo no es para reírse -le salió el circunspecto-;... ríete ahora ,¿eh?, dale ríete ah...-se está vengando-; ... contá, contá, para que nos riamos todos -que plomazo, tener que volver a contarlo- ;...esa risita -se está encabritando-; ... claro, vos te ríes y yo...-y..bueno, llora si quieres-.
Y hay más aún,...le quitaron la sonrisa -cuando supo el precio-;...de entrada una sonrisa por favor -curada de espanto, con los suegros no se juega-;...la risa remedio infalible. -bueno, no es para tanto-;...¿de que te ríes tanto? -si supiera, no se lo preguntaría-;...Je, je, je, no me causa risa -amargooooo-;...esbozó una sonrisa  -y de golpe todos se apilaron al lado del féretro-; y...  se m... de risa -prolapso vesical-.  

Y ahora me referiré un poco más a la expresión  “llorar de risa”, veamos..., quien no lloró de risa con Peter Séllers  en el film “La Fiesta Inolvidable”; y quien no tuvo el  “privilegio” de ver por TV  “Almorzando con M.L.” allá por los gloriosos 90 -privilegio es el que se viene- y ver aterrizar eyectado a propulsión desde el primer escalón hasta el final del coqueto mobiliario hasta llegar hasta cerca de camarines al bailantero Ricky Maravilla, mientras la dama anfitriona a la manera de “ole” se corría y lo esquivaba con su rostro indescriptible; o aquel gracioso episodio en la cual la “Dama Horrorífica” junto al “Hombre de la verba florida”, en los balcones de “su residencia”, le levantaba el brazo ortopédico al motonauta -y éste con gesto de estupor, y ruido de metales sueltos no podía “zafarse”-, junto al que a posteriori se convirtiera en Presidente de los argentinos.        

Por supuesto que, también hay estilos de risas que quedaron incorporadas a la memoria colectiva, como por ejemplo,  la  “carismática sonrisa del Pocho”, o la nostálgica e inmortal sonrisa del “Zorzal criollo”, como así también -y espero se me borre rápido- la risa tipo “ niño irresponsable” del inefable Méndez.  
Claro que hubieron algunas sonrisas que, causaron y causan estragos en el “sexo débil” -que de débil no tiene nada-, por la…”seducción quizás” -me imagino- de Clark Gable, o si usted quiere, una risa mas contemporánea, la de Richard Geere -después dicen que no las tenemos en cuenta-.  
   

Y finalmente con un toque de filosofía profunda nos vamos diciendo  “Mas vale perder la vida en una risa, que perder la risa en una vida ¨
                                                                                 
                                                      
                                                  15-12-2005